NUESTRA FE

Imagen

NUESTRA FE

Primero partamos por saber que es la fe: “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”  Hebreos 11:1, Si pudiéramos ver lo que esperamos, ya no sería fe. Es importante considerar que no es esperar y creer en cualquier cosa para que suceda, sino que debe estar puesta en quién la inventó, en su poder y sus promesas. “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe” Hebreos 12:2 “Para que vuestra fe no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios” 1 Corintios 2:5 “Estas pruebas demostraran que su fe es autentica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro” Pedro 1:7 NTV”

Cuando todo se ve y marcha bien, uno no requiere de fe. Pero es cuando viene la tormenta, el tsunami y todo se ve oscuro, es ahí que debemos aferrarnos a las promesas que Dios nos ha dado.

Es un hecho que tendremos pruebas en este mundo, pero será solamente por un poco de tiempo comparado a la esperanza que tenemos en el cielo por toda la eternidad.

La fe que tenemos será probada, decimos confiar y creer en cada promesa que Dios nos ha dado, y cuando viene la prueba, empezamos a tambalearnos y a veces hasta nos derrumbamos. Decimos conocer a Dios, su poder, y a la hora que llega la prueba, nuestra fe parece desvanecerse. ¿Cómo reaccionamos ante las pruebas? ¿Seguimos confiando en las promesas de Dios, o empezamos a creer mas en lo que vemos, sentimos y nos dicen otros equivocados que hablan por la ira, por la ignorancia o por la necedad de sus palabras? ¿Qué pasaría si de repente te das cuenta que tu socio te quitó el negocio y se robó tu dinero? ¿O te despiden de tu trabajo al que has dedicado tanto tiempo y esfuerzo?  ¿O te enteras de que tu pareja en sus salidas de negocio te está engañando con otras(os)? ¿O de repente llega a  casa tu esposo(a) y te pide el divorcio? ¿Qué pasaría si recibes de un familiar cercano un diagnóstico de una enfermedad terminal? Etc (el problema que estas pasando).  ¿Cuál sería tu reacción en cada una de estas situaciones?

¿Confiarías que Dios tiene un propósito mayor para cada prueba, que sus pensamientos y sus caminos son más altos que los nuestros y busca bendecirnos? ¿O reaccionarías con ira, venganza, depresión? ¿Estarías dispuesto a perdonar, a luchar, a educar a tanta gente maleducada o buscarías la venganza, quedarte de brazos cruzados sin hacer nada? ¿Escucharías a Dios diciéndote que la “venganza es de Él, y que el pagará a cada quien” o escucharías al enemigo diciéndote que “la venganza es dulce”. ¿Cómo reaccionarías ante estas situaciones? Jesús nos advirtió que en este mundo tendríamos aflicción, de eso no hay duda, pero que confiáramos en El, porque El ya venció todas las cosas de este mundo. Puedes seguir confiando en Dios a pesar de las difíciles circunstancias por las que El te permite pasar?

Esto no quiere decir que debemos seguir siendo socios de los que nos defraudaron, pero si perdonarlos y bendecirlos, ponerlos en las manos del Señor. Pasar la dificultad con esfuerzo, con trabajo, no con depresión,  no nos quedemos de manos cruzadas,  Dios esta contigo, acércate al que necesita ser escuchado, da un primer paso.
¿Cuál es la reacción que tenemos cuando pasamos por situaciones que nos afligen? ¿Cuando estamos en Dios, y permanecemos en su palabra, podremos ser fortalecidos por El?. El poder de Dios, se perfecciona en nuestra debilidad. Cuando nos sentimos débiles, defraudados, engañados, impotentes, necesitados y lo buscamos de corazón, El se manifiesta con poder, nos abraza y nos da su amor incondicional, un amor que cubre multitud de pecados. Cuando lo buscamos con nuestro corazón, EL nos da su Favor, que es más precioso que el oro y la plata. Si dejamos que Dios obre en nuestra vida, y lo obedecemos, perdonando en vez de tomando venganza; creyendo lo que él dice, y no en lo que yo opino; y nuestro pensamiento persevera en EL, Dios nos seguirá guardando en Perfecta Paz sin importar la situación. El ha prometido que jamás nos dejará ni nos desamparará, En EL nos podemos sentir completos, protegidos y seguros.

Es un hecho que nuestra fe va a ser probada. Permanece firme en la Palabra que Dios te ha dado en cuanto a tu matrimonio, familia, negocios, trabajo, salud, economía, etc., y verás que después de la prueba al pasar por la tormenta, llegará la calma. Las tormentas llegarán, pero recuerda, una sola Palabra que Jesús diga, será suficiente para calmar la tormenta.
Háblale, Confía, y Espera en El, haz lo correcto, lo que El te pide, y recibirás la bendición de Dios, que no tiene comparación a lo que podrías recibir en este mundo. Gózate en la prueba y ve a Dios actuar.

Dios te va a dar un socio mejor, te va a conseguir un mejor empleo, va a restaurar tu matrimonio y tu familia, se va a dar a conocer como el Médico por excelencia que tiene el diagnóstico de sanidad en tu familia, va a prosperar tu negocio y economía porque ha prometido suplir todas nuestras necesidades, etc., en el nombre de Jesús. Déjalo actuar, no lo limites, y permite que haga la obra que El quiere hacer en tu vida. Los planes de Dios para nosotros, en el nombre de Jesús, siempre son de bendición. Nos permitirá pasar por el valle de sombra de muerte con un propósito, pero finalmente nos llevará a verdes pastos, junto a aguas de reposo, en donde disfrutaremos eternamente con El.

La biblia dice repetidamente que Dios ha prometido suplir de tus necesidades: “Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús” (Filipenses 4:19 NVI)

Hagamos crecer nuestra Fe!

Bendiciones VnT